Propuesta Tasting Art: Héroes del Mundo Flotante

con No hay comentarios

En 1615, con el establecimiento formal de la capital surgen en Japón las “imágenes del mundo flotante” Ukiyo-e como producciones artísticas que representaban la vida en la incipiente ciudad de Edo (Tokio), las escenas representadas en las estampas japonesas eran situaciones comunes como  paisajes, visitas a lugares de entretenimiento, peleas de sumo, representaciones teatrales, retratos de cortesanas, mujeres hermosas y guerreros samurai.

Al principio dichas producciones eran pinturas hechas a mano, sin embargo, al crearse un método de impresión (nishiki-e) utilizando planchas de madera, surgen las producciones en serie y la obra gráfica, por lo que las imágenes del mundo flotante no solo representan la vida y a la población de Edo, sino que también se volvieron accesibles a la “gente común” que hasta ese momento no tenía acceso al arte.

La obra gráfica se volvió parte de la ciudad, sirviendo incluso como anuncios para el teatro. Durante 1800 los artistas mas representativos Ukyio-e eran Hokusai, Utamaro, Hiroshige y Sharaku.

Actualmente podemos apreciar la gran influencia de este periodo en el animé o en los videojuegos. Jed Henry y Dave Bull nos presentan a través de Ukyio-e Heroes una propuesta en la que reinterpretan personajes modernos como Megaman, escenas de Street Fighter, Star Fox o Zelda plasmándolos en papel con la estética y rasgos característicos de la obra clásica Ukiyo-e y reproduciéndolos bajo la técnica tradicional japonesa de grabado en plancha de madera, la cual requiere un tallado fino artesanal y alrededor de 17 impresiones por pieza para lograr sus característicos colores intensos.

Ukyio-e Heroes es una propuesta de Tasting Art para nuevos coleccionistas, en donde se fusiona la pasión por las expresiones mas tradicionales de arte con el gusto por las expresiones gráficas contemporáneas.

Focus on: Pedro Coronel

con No hay comentarios

Nuestro ojo sigue lentamente una línea que se inclina de manera tímida sugiriendo que nos llevará a una curva, no podríamos imaginar lo pronunciada que esta sería, pero la linea sigue firme formando una curva vertiginosa, cerrada y extremadamente sensual; estamos inmersos en ella cuando de pronto otra línea interfiere y nos hace seguirla, esta también es firme y juguetona, va formando caminos serpenteados y entonces chocamos con otra línea que interrumpe nuestro camino, esta forma un círculo. Necesitamos tomar distancia de este mundo de caminos peligrosos, necesitamos alejarnos para poner en perspectiva aquellos colores vibrantes y penetrantes que han llenado nuestros ojos y que nos acompañaron durante nuestro recorrido por el lienzo del hermoso Pedro Coronel que tenemos frente a nosotros. 

Damos dos o tres pasos hacia atrás,  no estamos seguros de que sea suficiente... pero a medida que caminamos nuestras pupilas comienzan a agrupar las líneas y los colores, entonces vemos formas, nuestra mirada no nos engañaba, nuestros sentidos no nos mentían y ahora esas líneas excitantes forman dos personajes que se unen en una especie de abrazo eterno, se fusionan, se tocan en distintas partes como si fueran dos moléculas que intentan fusionarse con ansia y temor a la vez.
 
 

 
La pintura de Pedro Coronel (1923-1985), se caracteriza por colores penetrantes y formas atrevidas que apelan a las estructuras vivas mas básicas de la naturaleza. El artista le quita la piel al ser humano y lo convierte en moléculas, en energía, en ansiedad y en pasión. Llama la atención la destreza y sensibilidad con la que este autor trabaja la pintura abstracta, especialmente cuando sus antecedentes en la escultura son de tipo figurativo; o tal vez no sea tan sorpresivo ya que en la escultura Coronel dominó las formas del cuerpo humano, capturando en el bronce y el mármol sus líneas para posteriormente reproducirlas en el lienzo, recorriéndolas como solo quien se encuentra frente al cuerpo amado lo sabe hacer.
 
La temática de Pedro Coronel no se limita al amor, sino que explora muchas facetas del ser humano, muchos tipos de interacción como el de padre e hijo, perfiles y posiciones del cuerpo y en ocasiones parece que solo encapsula conceptos e ideas, plasmándolos en la obra y permitiéndoles que vivan ahí.
 
Los óleos de Coronel tienden a ser de un gran formato en donde el pintor se extiende a lo largo del  lienzo sin dejar espacio alguno falto de color, este tipo de obra cotiza alrededor de 80,000 a los 120,000 dólares (en promedio) y está en exposición en el museo que lleva su nombre ubicado en Zacatecas, lugar de nacimiento del artista, así como en colecciones privadas.
 
Su obra gráfica es mas accesible e igual de hermosa, tener un Pedro Coronel es tener una experiencia en casa, a la vez que representa una inversión estable ya que su obra es popular y cotizada.
 
En la colección de Tasting Art contamos con litografías del artista disponibles para nuestros amigos. 
Aquellos interesados en conocer o adquirir obra de Pedro Coronel, pueden contactarnos. en tastingart@hotmail.com o a través de nuestra página de Facebook: Tasting Art/Saboreando el Arte.